Se trata de una exfoliación intensa de la piel, donde conseguimos múltiples beneficios como:

  • Disminución de poros dilatados.
  • Mejoria en la textura de la piel.
  • Luminosidad desde el primer momento.
  • Eliminación de bacterias e impurezas en glándulas sebáceas (ej: el acné).

Con lo cual podemos trabajar contra el acné activo ya que es un bactericida e higienizante.
Logramos un rejuvenecimiento facial al instante suavizando la piel.